Estaba paseando por Pelayo y entré en la FNAC para mirar tecnología. Estaba haciendo tiempo esperando a Tili, que había quedado con una amiga. Se me podía ver en la exposición de Apple, disfrutando como un niño tocando el MacBook Air.
Tili no tardó en aparecer. Sonó el móvil y después de contestarle me giré y la vi subiendo majestuosa las escaleras mecánicas.
Lo que siguió después fué una azarosa aventura buscando un libro de cabecera para estos días. Pero la imagen que nos quedó grabada para la posteridad no tiene desperdicio:

Tengo sueño y echaría una cabezadita, pero como estoy en el centro de la ciudad y lejos de mi cama ¿donde podría aprovechar para dormitar un poco disimuladamente?

E voilà