Lo he meditado durante casi un mes. Concretamente desde el día de mi cumpleaños. Es un año de cambios vitales para todos, que me han dado la suficiente motivación para realizarlo: Voy a emprender.

Estoy muy ilusionado. Dicen que cuando te levantas por las mañanas con este deseo que tengo de proseguir mis tareas del día anterior, es la señal de empezar. Así me siento hoy.

Sé que este periplo es como un viaje. Para mí ahora lleno de sorpresas y descubrimientos. Habrá momentos de lluvia y tormentas, pero también habrá instantes de satisfacciones y alegrías.

Ahora está saliendo el sol detrás de una nube así que como dicen en Argentina: Siempre que llovió paró.

Voy a empezar. Os iré contando.