Hoy día 26 de Diciembre celebramos el segundo día de la Navidad. Es fiesta y normalmente el barcelonés autóctono lo pasa con el resto de la familia, en mi caso recuerdo que cuando tenía 4 años venían a casa mis abuelos maternos, mi abuela paterna una tía abuela y una bisabuela.

La comida típica solía basarse en unos canelones hechos con un aparato a manivela para picar la carne. Gambas del mercado de Hostafranchs que mi abuela (carnicera de profesión) traía en un balde azul. Luego no podía faltar el «capó amb prunes i pinyons». Después los turrones y neules, mantecados y a estirarnos al sofá hartos de tanta comida.
Al pasar de los años mi papá «Juanitu» y mi mamá «Roser» nos obsequian a los 5 hijos y respectivas familias, con una comida en Restaurant en Passeig de Gracia. De esta forma mi mamá no tiene que realizar las árduas tareas de cocina, que le llevaban toda la semana entre los preparativos y el cocinado del día mismo en que prácticamente no podía estar con nosotros todo el tiempo que deseábamos.
Pasamos al menú de hoy
– Virutas de Jamón Ibérico de Bellota
– Pan con Tomate i Oli d’oliva
– Ensalada Escalibada amb anxoves de l’Escala
– Piquillos rellenos de Marisco
– Calamares a la Romana con dos Salsas
– Croquetas de Marisco
– Sepia a la Parrilla
– Gigotte de Cordero asada relleno de verduritas y de ciruela
– Brazo de queso fresco y frambuesitas
– Caprichos
– Cafés y infusiones
Regado con selección de vinos y cavas, aguas y refrescos.
Gracias papá y mamá por este regalo de Navidad.