Después de unos días de nuevo en Barcelona, emprendimos mediante un vuelo de clickair (que a decir verdad nos sorprendió por su calidad) viaje a Coruña. Llegada a las 8 de la mañana, prácticamente sin dormir por el miedo a las colas de el Prat. Alquilamos un auto Citroen C3 y llegamos al Hotel Tryp Coruña, en la zona de el Corte Inglés.A destacar que Tili y yo disfrutamos con la comida y la hospitalidad que nos ofreció esta tierra, a la que no volvía desde 1981 cuando me licencié como infante de marina.

Estuvimos una tarde en Ferrol y pude reconocer el piso donde me cambiaba a partir de las 18 horas y me vestía de «paisano» como se decía en el argot militar. Estaba prohibido, pero era como recobrar parte de la libertad perdida.

Nuestra estancia de 3 días la completamos con una tourneé por Santiago de Compostela, netamente enfocada al turismo jacobeo.

Repetiremos el viaje pero para visitar Vigo que lo dejamos pendiente por falta de tiempo.