Vacaciones a todo trapo

Estamos disfrutando de  nuestra primera semana de vacaciones. El sábado fuimos a la playa de La Barceloneta para ambientarnos y sentir que por fin habíamos empezado.  El Domingo cambiamos de playa: fuimos a la Vila Olímpica y nuestras sensaciones de relax iban en aumento. Por la tarde vinieron Laura y Sara de Vinaròs en tren con sus abuelos y se unieron a nosotros.

El martes Elena (una amiga de Tili) nos invitó a una casa con piscina en El Masnou, en donde disfrutamos de juegos con sus 3 hijos, baño y sol. Ya es Jueves noche y parece que llevemos 15 días de vacaciones.

Después de  acabar de leer el último de los 3 libros de la  trilogía de Stieg Larsson que me tuvieron entretenido los últimos 2 meses, empecé con otro que me prestó Juan mi compañero de trabajo, también una novela negra “La quinta mujer” de Henning Mankell. Luego me espera “Aurora Boreal” de Assa Larsson

que según la cinta que lo envuelve a modo de propaganda dice ” Aurora boreal mantuvo despierto toda una noche al escritor Stieg Larsson. No podía dejar de leer”

Como ya es la una de la mañana y el viernes nos depara a las 10 la visita del carpintero Alan,  para ponernos la puerta que nos falta en un armario,  me voy a leer y a dormir.  Buenas nochesShare/Save/Bookmark

Sevilla tiene un encanto especial………


Y después de tantos años queriendo conocerte, por fin lo hicimos. Estabas sin el sol con que siempre recibes al viajero, pero tanto tus gentes como tus edificios y tus jardines irradiaban esa luz que enamora.

Y nos dejaste asombrados a Tili y a mi con tus hermosos paisajes, tus atardeceres plácidos y tu río lleno de barquitas. Nos gustaron tus tapas, tu barrio de Triana y esas nochecitas en las calles de Santa Cruz. Que ricas tortillas de camarones y que deliciosa la cruz del campo como la llamaban antes a la espumosa.

Nos hiciste pasar unos momentos felices que guardamos en nuestro corazón hasta que volvamos a vernos, seguro que muy pronto para seguirte recorriendo, descubriendo aquello que nos perdimos de ti por la premura del tiempo. Los dos te llevamos muy dentro.

Algunos momentos estivales


El Lunes 18 de Agosto fuimos con Lauri y Ale para que conocieran Aiguablava.  El día amaneció perfecto con un sol y cielo limpios. Mucho calor y nos apetecía el baño. Así que tomamos posesión de un pequeño cuadrado de arena y armamos nuestra sombrilla, dispuestos a disfrutar de la tarde.

Después se nos añadió Santi en la visita que realizamos a Pals, de la que destacaría las vistas desde la parte antigua de lar población. Lo pasamos muy bien en la noche final de las fiestas del pueblo, cenando en un Restaurant con mucho encanto. 

En el cumple de Tili fuimos al  Restaurante Maur y lo celebramos muy a gusto con Karen, Hugo, Vicky, Lauri, Ale y el que hizo la foto y no se ve Claudio.
La despedida de Lauri que finalizaba su estancia con nosotros, fué el Sábado pasado pero el Viernes le mostramos un lugar de Barcelona en que se divisa toda la ciudad: Mirabé al final del tramvía blau. Acompañados de una música agradable y con Ale y Tili nos despedíamos de 15 días de tranquilidad y descanso, cargando pilas para la nueva temporada de trabajo.

Recorriendo el Languedoc Roussillon

Estos 4 días nos han venido bien a Tili y a mi para relajarnos de las semanas estresantes que llevábamos acumuladas.

Un viaje lleno de sorpresas cada día, descubriendo lugares y rincones agradables y sobre todo la paz y el vivir cada momento exprimiendo todo lo que nos regala la naturaleza y la mano del hombre.
Desde el castillo de Carcasonne a la Plaza Foch de Montpellier y el Bourg de Narbonne.
 Todo aderezado con unas etapas finales en los hoteles Formula 1, absténgase el que quiera lujos (no tiene WC ni ducha en la habitación, están 4ó 5 en el pasillo autodesinfectables y autolimpiables) Son limpios y cumplen perfectamente las expectativas de los ruteros.
Espero repetirlo pronto y llegar a París con este sistema. 
Si alguien se apunta ya lo sabe. Las habitaciones tienen 3 camas y cuestan de 30 a 36 euros. Más barato imposible en tiempos de crisis.

La segunda semana en tierras Coruñesas


Después de unos días de nuevo en Barcelona, emprendimos mediante un vuelo de clickair (que a decir verdad nos sorprendió por su calidad) viaje a Coruña. Llegada a las 8 de la mañana, prácticamente sin dormir por el miedo a las colas de el Prat. Alquilamos un auto Citroen C3 y llegamos al Hotel Tryp Coruña, en la zona de el Corte Inglés.A destacar que Tili y yo disfrutamos con la comida y la hospitalidad que nos ofreció esta tierra, a la que no volvía desde 1981 cuando me licencié como infante de marina.

Estuvimos una tarde en Ferrol y pude reconocer el piso donde me cambiaba a partir de las 18 horas y me vestía de “paisano” como se decía en el argot militar. Estaba prohibido, pero era como recobrar parte de la libertad perdida.

Nuestra estancia de 3 días la completamos con una tourneé por Santiago de Compostela, netamente enfocada al turismo jacobeo.

Repetiremos el viaje pero para visitar Vigo que lo dejamos pendiente por falta de tiempo.