Viajes pequeños, intensos momentos

Siguiendo la estela del cometa con sus vaivenes y dibujos que sólo cada uno de nosotros ve en el cielo. Así en esta aventura que es mi vida, atravieso lugares y momentos únicos que guardo en mi bolso de viaje.

En estos días de vacaciones he tenido un encuentro grato con mis hijas, disfrutando de su compañía en la casa llenándola de preguntas, deberes escolares, salidas al teatro y canciones infantiles.

Dos tardes atrás Verónica de Mescladis nos obsequió con su amabilidad y su charla en ese lugar en que el recuerdo de la casa hospitalaria de mi abuela, afloraba entre los dulces pasteles y tartas caseras.

Lugares nuevos y vivencias pasadas se entremezclan en estos primeros días de diciembre frío.

Ella actuaba en Miami, yo paseaba por mi ciudad

Se marchó de noche el primer día de Octubre. Yo me levanté y me hice el café con leche. No tenía hambre, así que las galletas quedaron en el cajón. La sensación de casa vacía empezó a calar en mi interior, pero por suerte aquel día trabajaba y pasé las siguientes horas distraído. Al llegar la tarde se apoderó de mi una sensación extraña de vacío. Fuí a La Fnac y hojeé varios libros hasta que di con el que me interesó: “Se lo que estás pensando”

de John Verdon, que aprovecho para recomendaros (Un Thriller que mantiene hasta el final esa tensión que te hace desear leer cuando no puedes). Fueron 10 días sin ella, pero ha vuelto y de nuevo  está con nosotros.

Queremos verte en el cartel

Con tu vestido oscuro, el brillo de tu cuello de strass y los pendientes que me mostraste y te elegí, subiste a la

Show Lucila Laske en Saborian
Lucila Laske "Ojo No soy Gardel"

tarima. La luz fue dirigida a tu tez blanca y medio rostro te quedo a la sombra. Entendí tu meticulosidad de artista cuando vi la belleza que generaste. Estabas radiante. Acomodaste el sonido de tu voz con sutileza. Apenas unos minutos y estabas lista para emprender de nuevo el vuelo. La artista que hay en ti fue un descubrimiento para muchos de nuestros amigos y conocidos. Yo te habia visto actuar en los escenarios rioplatenses y el efecto que causabas en las plateas era solo comparable al de las grandes. Viniste a España por mi amor y nos dedicamos a cultivarlo todo este tiempo. Te debías a ti y a tu talento interpretativo y escénico, la oportunidad de volver a deleitarnos. Lucila Laske nos ofreciste junto a Christian Torres el pianista que te acompañaba, un espectáculo único y diferente que causara sensación allí donde lo llevéis. “Ojo, no soy Gardel” The Show must go on.