Fringe me tiene atrapado

No creais que es una inocentada propia de la fecha de hoy… no. En serio me tiene enganchado esta fabulosa serie del creador de Lost. Y como me pasó con Lost, también me está ocurriendo con Fringe. Llevo las dos últimas semanas a capítulo o 2 diarios, 3 o 4 en el weekend. Los personajes : La agente Dunham, Olivia tiene una cara hermosa y un pelo rubio recién lavado en cada episodio, que enamora. Los Bishop padre e hijo uno el científico loco y el otro una mezcla de sabelotodo, con un pasado turbio pero con soluciones a lo McGiver y cara de no haber roto un plato. El Agente Broyles el jefe de Olivia, con su seriedad perenne (no recuerdo ningún episodio en que haya reído). He encontrado esta foto con la sonrisa que nunca esboza en la serie.

En fin…. cuando escribo estas líneas, estoy a punto de ver el capítulo 22 de la segunda temporada y tiene 23 y de momento la tercera entrega parece que ya está en USA y no sabemos que pasará con la tercera  temporada en España. Estoy ansioso porque cuando vea los dos que me faltan, extrañaré estas semanas en que la television de autoservicio me daba sensaciones especiales cada noche.

Viajes pequeños, intensos momentos

Siguiendo la estela del cometa con sus vaivenes y dibujos que sólo cada uno de nosotros ve en el cielo. Así en esta aventura que es mi vida, atravieso lugares y momentos únicos que guardo en mi bolso de viaje.

En estos días de vacaciones he tenido un encuentro grato con mis hijas, disfrutando de su compañía en la casa llenándola de preguntas, deberes escolares, salidas al teatro y canciones infantiles.

Dos tardes atrás Verónica de Mescladis nos obsequió con su amabilidad y su charla en ese lugar en que el recuerdo de la casa hospitalaria de mi abuela, afloraba entre los dulces pasteles y tartas caseras.

Lugares nuevos y vivencias pasadas se entremezclan en estos primeros días de diciembre frío.